martes, 20 de octubre de 2009

Frío Jazz

El jazz partía de ésta, la mesa del fondo y no del entablado, del escenario que sin ser improvisado también no era ciertamente un escenario.
Julia bebía lentamente el té. Las luces se encendían y apagaban disimuladamente, alternándose cada efecto, uno a uno, con las diminutas cucharadas desde la taza hasta su boca. El olor del limón revoloteaba el humo de mi cigarrillo, nota por nota hasta perderse entre las voces o las respiraciones o las volutas de humo de los otros cigarrillos de las otras gentes, espesas, circulares.
La Albán cantó hasta bien entrada la noche, dentro de todos nosotros, dentro de la misma noche encerrada en la mesa del fondo primero, una noche tan certera y brutal que parecía no estar, que parecía desvanecerse en su propia negra espesura, una noche innegable que sí estaba, que la tenía entre mis manos después, dentro de los bolsillos, profundamente anclada en el estómago ahora que es todo lo que tengo: la noche, el frío y la luna, condenado por la soledad auténtica, la soledad absoluta, el exacto sentimiento que provoca el final.
Camino mientras pienso cuan cerca de lo que siempre quise estuve y de cómo yo mismo cavé el abismo que me ha separado de ella, de Julia, de mi café, de su té, juntos.
Fue un error contarle a Mara lo del jazz en el café, aunque haya sido verdad, ella sabiendo cuánto me gusta, yo creyendo que si se lo confiaba iba a disfrutarlo sin remordimientos, pero de todas maneras ella sabiendo que estaba aquí, que no iba a perdérmelo, y yo no imaginándomela, ella caminando bajo la garúa, entrando sin que la viera, parándose al lado de la mesa, Julia y yo tomados de las manos, ella parada al lado de la mesa con la lluvia saliéndole por los ojos, con la lluvia de sus ojos parada al lado de la mesa con el pequeño entre los brazos.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Relato poetico, bohemío, sensual, sentimental...con un fondo de limón, de té, de música, de telar..

Bien, Gus. Es bonito verte pasear..quizá me equivoque en los colores del salón. (la mente provoca, disimula, etc...)

Á