martes, 20 de octubre de 2009

IV LA NOCHE CÁNTARO

Espera el cofre el último minuto,
la noche desde siempre que antepone
su clara red de estrellas que se pierden
bajo la ola sur de su apariencia.

Muerde la piel su espesa raza,
flor de los sueños sin espinas:
la noche llega hasta la puerta
a partir de la sombra que se rompe.

Pero el cielo es un cristal que se duerme
vacío, a veces triste y desolado,
como una enorme huella en la penumbra
oculta en su costal de tiempo.

Viajera de su mar, nave que mece
los costados de las olas que estallan;
aparece la luz como amenaza:
la marea que invierte su estrategia.

Añade en su telar el cielo oscuro
(la piel de dos o tres manzanas puras,
sin nombres, sin los dientes y sin días)
sin frío, el terciopelo que me cubre.
Safe Creative #0911234958251

No hay comentarios: