jueves, 12 de noviembre de 2009

SOLO Y NOCHE

Anoche visitó tu fuego mi lugar,
destilando tu calor ardiente
sobre el viento.

La noche, como un pájaro negro,
cantaba faroles con su aullido de plata,
entre las nubes abiertas
de aros celestes.

Yo sé que entre el mundo y mi ventana
hay casas de paredes blancas,
balcones con helechos de madera,
tejado de arcilla como plumas,
y crecen desde el día cuando nace,

y cuando a las seis de la tarde
el pueblo, la plaza, las fuentes,
se cierran
apareces como un borde tibio
que se extiende y entra por mis ojos.

Para conservarte me duermo
con el hálito final de la esperma,
y se consume en el suspiro luminoso
la resistencia, el frío, la soledad,
una cómoda, un espejo,
tu rostro en una almohada profunda.

*esperma=vela de cebo

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Oh...qué bonito, y energico. Me gusta, pero no seria del esperma en lugar de la esperma? Un beso, Á.

anabel dijo...

La noche, comlice de sueños imposibles, tal vez inalcanzables, nos devuelve algo de la ilusión que nos niega la luz del día.

Un abrazo y felíz fin de semana.

anabel dijo...

Quise decir cómplice, perdón.

Gilson dijo...

Caramba, belo, profundo e instigante. Bonito poema, muito bom como você escreve.

Abs

BLAS dijo...

Bonito e ilusionante realto de fantasía y realidad literaria.

¿Queda bien?
Cuidate amigo.

Anónimo dijo...

Te siento más libre entre estos versos,eres ave y tus alas no se acomodan siempre a la jaula de un soneto,aunque he de reconocer que una vez más te has hecho caber y demostraste a mi parecer,que no hay razones para no volver a creer. Mkd

emilio dijo...

Un placer haberte leído, bello poema.

Saludos desde mis noches.

KUBAN dijo...

Dibujas con las palabras. El poema es todo imágenes que transportan a una extraña noche. Gracias, hermano. Otro abrazo.