jueves, 28 de enero de 2010

FRECUENCIA

DE RICTUS

Huía, de pronto aunque el silencio,
la habitación en la que habíamos ejecutado
olía a pesar del almizcle todavía la humedad,
cuando había en ello una extraña complacencia.

Empezando por el lujo de la alfombra,
la bombilla de apenas veinticinco vatios,
el armazón de hierro de la cama.
Tú arriba o abajo o viceversa,
pensando en el bar, los billetes, en la esquina,
aquí y allá, los mismos dientes.

Parece que estuvieras sobre un témpano que se derrite
como la piel o el tiempo.
A veces las cosas
son las que un hombre como yo no entiende,
hacer que nada pasa, reírse igual,
con el mismo gesto,
venderte así, toda, miserablemente.


FRECUENCIA

Pero si fuera yo
apenas uno o dos pasos más allá
de tu cuerpo en ruinas desgastado
y tu voz, como una ligera cicatriz
que a simple vista va por dentro.

Esta noche comeremos sobras
-Quisiera salir a caminar.
Ponte un abrigo, nada de tomarnos de las manos.
-“Tranquilo, entre los dos sabemos quién es más la puta.”
Deja ya esa lágrima
-No es nada, sólo algo que pensaba…
Vale. Arréglate la boca.

El mundo para mí sigue un solo viaje
como un otoño prolongado,
luces en las aceras y el asfalto, en media calle,
reflejándose en el rastro de la lluvia y la llovizna,
cuatro piernas,
dos dólares para la habitación,
paseo, la cafetería a veces media noche
un milk shake, una cerveza, la radio
hamburguesas, papas fritas.
Safe Creative #1001285401840

11 comentarios:

Anónimo dijo...

Tengo varias cosas que decirte:

empiezo desde la notable evolución poética que estás padeciendo desde los últimos días. Una renovadisima e innovadora forma de escribir con la que consigues dejarme "arrecha"(eso es).

Ejemplar maestría para el espacio, el ambiente Y confusión,como ya ocurrió con Menina (hoy lo veo más claro, ayer, en Rictus no tuve claro el final, me pareció leer otra cosa algo así como: vender, y no venderte). Habrias sido buen decorador entre otras cosas. En ambos poemas fusionados se encuentran sumamente concretados.

Qué decir por otro lado del dialogo que parte ya desde FRECUENCIA. Importantísimos los detalles, al igual que la comunicación que establecen dichos personajes. En pocas palabras, atraviesa rapidamente la corteza cerebral. Como una flecha cargada de veneno y odio, haciendo claramente su papel en cada uno de los casos.

Me agrada el hecho de ver a la vez en tu poema un corto de cine. Al menos así lo percibo yo.

Y por último, el título FRECUENCIA me ha, me ha...me ha.. encantado.


Un beso, Gus.

Á

Mª JOSE dijo...

Vengo a dejarte un beso y decir que tus poemas me calaron hondo..bellísimos.
Un beso.MJ

Esencia dijo...

Poemas compactos y de impacto...

Saludos , siempre esencia.

Juan Carlos dijo...

La libertad de dibujar un propio entorno y hacer un collage de los recuerdos en las letras innatas de la noche reflejan la estación natural y perenne del individuo sublunar.

un gusto visitar tu blog. Saludos

Juan Carlos.

ROSA dijo...

Porque la risa se me olvida,
porque pesada es mi losa,
porque entre el cardo y el espliego,mi sentir no tiene dudas,
porque mi cara tiene un rictus...

un sañudo, cuidate....elige la flor mas bella, y tu sonrisa.

Ema dijo...

Me dejas sin palabras, porque lo que tú haces es tan abstracto, único y personal que maravilla mis sentidos, y me gusta imaginar con tus palabras lo que quiera.
Gracias Gustavo!!!
Lo que has comentado en mi entrada es justamente lo que me pasa con tu poesía.

Alicia María Abatilli dijo...

Creo que el mundo en este caso tiene un ida y vuelta,porque te encontré y me gustó leerte.
Un saludo cordial.
Alicia

Silencios dijo...

Querido Gustavo has dibujado unas exquisitas imágenes en ambas poesías.

Las luces, el ocre del otoño, la cadencia del rictus.

Mis felicitaciones y mis Besos de admiración.

LEONEL GIACOMETTO dijo...

Está muy bueno, incluido el título y esa frecuencia que circula. Y eso que a mí las poesías no las quiero como amigas, eh?
abrazo, L.

Makeda dijo...

Es indescriptible la forma en la que te superas todas las veces que te leo,recuerdo las veces que decías que tenías miedo de repetirte,sin embargo,estás dandole la vuelta a todo,rodeas los versos de una manera que son mirados con otros ojos,coincido que parecen una escena de una pelicula,pero de esas que no olvidas,cuando miras el titulo,siempre recuerdas la misma parte,los dos hacen un complemento visual magnifico,parece que nohay día que no evoluciones,dichoso tú que abres las alas al viento. Frecuencia pinta para ser uno de mis poemarios favoritos.

ana dijo...

Sigues rompiendo las palabras, me gustan los toques costumbristas.

Realmente escribes genial.