domingo, 14 de marzo de 2010

SALAMANDRA

Sin saber qué es lo que sobra,
febrero acaba, quemándome,
con sus finos lazos de agua,
tumbándose gota sobre gota,
hasta que el cielo cae sobre la tierra.

Todo se humedece, nada alcanza,
los días los puñales las balas,
hojas que destiñen el pavimento recurrente,
a simple vista limpio de baba y lodo,
cuando aparece la lumbre sobre lo mojado,
el pelo la arena el volcán con su fuego derretido.

Sin saber qué es lo que pasa o continúa,
la hora en el reloj sigue marchando
encima del papel palabras con ojales duros,
pasos duros, casi sin ideas de sed y hambre.
Como una salamandra se desliza la mirada
perdida en un tiempo furioso y áspero,
como un órgano con vida propia
y aliento propio.

Y con sus manos tendidas, prisioneras,
dejando su huella en las orillas.

Pensándolo bien sólo son días
que acaban como un eslabón, perdiéndose,
tocándose y tocándonos la frente,
los ojos, la lengua;
sólo son hojas y números cuadriculados
al final de la cadena.

Pensándolo bien no digo nada
y apunto como si fuera alguien importante,
señalo como si fuese un rey el que me habla
mostrándome el territorio,
inculcando en mí el deseo,
la paciencia y el odio,
creyendo, sin saber qué es lo que sobra,
si soy yo culpable el mundo.

Safe Creative #1003025676334

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Anfibio, poema:

Sin saber qué es lo que pasa o continúa,
la hora en el reloj sigue marchando
encima del papel palabras con ojales duros,
pasos duros, casi sin ideas de sed y hambre.
Como una salamandra se desliza la mirada
perdida en un tiempo furioso y áspero,
como un órgano con vida propia
y aliento propio.

Y esa pregunta que así mismo se hace: soy culpable, o lo es el mundo.

Quizá sea tu naturaleza.

Un beso, Gus.

Á

Soledad Sánchez M. dijo...

Una inquietante visión del paso del tiempo.
Me gustan tus versos.

Un beso.

S.

Patri S. dijo...

A pesar de lo que haga o deje de hacer, la tierra no se detiene, ni el reloj ni las nubes. Todo continúa. Pensándolo bien, sigo caminando, nadie notará si me detengo pero mucho me ayudo si continúo.

Con carino, siempre.

BESOS! Patri S.

P.D.:Me ha gustado mucho, o será que he pensado muy seguido sobre el paso de los días?

P.D.2: Has notado que siempre dejo una pregunta o nota aquí? :)

luciernagadeluz dijo...

Mi querido Gustavo, que belleza de versos. Si pudiéramos parar ese tiempo amigo mío? en que parte de nuestra vida lo haríamos? Mientras pasa nos enseña y aprendemos. Hay que vivir el momento a pesar de todo, siempre nos queda mucho de lo que disfrutar y donde encontrar felicidad. Un beso enorme querido amigo, cada día disfruto más de tus letras

ROSA dijo...

!!!hola, no puedo comentar!!!!
no me gustan las salamadras, lo siento, y menos cuando me miran...

un saludo, cuidate