lunes, 12 de abril de 2010

HACIENDO NIDO

La vista espléndida en su cofre
descendiendo sobre el cercado,
el jardín extenso sembrado
también de pájaros pequeños
tulipanes rojos,
un sendero piadoso,
solo, es un camino.

Entienda usted,
aquí tenía nuestra casa
habitaciones amplias, ocupadas de luz,
ventanas limpias como el aire
y la soledad inmersa en las paredes blancas.
Era en realidad una mansión,
y hasta el alto techo llegaban las enredaderas
abrigando los muros del frío.

Has venido hasta aquí,
descubres los muebles y su terciopelo oscuro
respira nuevamente las apariciones.
Asómate al balcón, el hierro conservado,
la intemperie que desciende
sobre los rostros maravillados,
son las horas
que miran más allá, el bosque,
(las mesas repletas en la ceremonia)
aleteando con sus ramas,
las perdices posándose, haciendo nido,
todo en calma, tranquilo, en silencio,
los rayos suspendidos hasta el día, sólo hasta ese día,
la música brillando, acepto.

Safe Creative #1004035903168

11 comentarios:

Alicia María Abatilli dijo...

Las perdices tiene vuelo corto, por eso, la idea de posarse hace que piense en otras perdices aventureras.
Es un placer leerte
Alicia

Gilson dijo...

Que bom que voltaste para nos encantar com tua poesia. Mostras um lado mais romãntico, embora eu prefira aquelas poesias que colocas nas entrelinhas os desejos e a volúpia.

Abs

Vivian dijo...

Una gozada regresar por aquí y encontrarme con esta maravilla de poema, transmite la sensación de hogar vacío y la calidez que desprende ese mismo hogar cuando está lleno de afectos.

Un abrazo

Anónimo dijo...

Palabras supermagicas, tanto que parece un cuento de princesas:

El jardín extenso sembrado
también de pájaros pequeños.

Habitaciones ocupadas de luz,
ventanas limpias como el aire.

Y hasta el alto techo llegaban las enredaderas.

Descubres los muebles y su terciopelo oscuro.
La música brillando.

Imagenes altamente fantásticas,
con el final requerido: Y fueron felices y comieron perdices.

Demasiada magia que se acepta en un día tal cual.

luciernagadeluz dijo...

¡Ay Gustavo! Que gusto me da siempre pasar por tu casa. Tienes un duende especial querido amigo, para dar a tus letras esa magia que las convierte en pura poesía. Una belleza tus versos. Como siempre me voy llena con tus letras un beso enormeeee querido amigo

Ema dijo...

Bello como todas las ocasiones en que vengo a visitarte, me gustó la imagen que dejaron tus palabras en mí, saludos Gustavo :)

elisa...lichazul dijo...

perdices que vuelan cortito
se acostumbran incluso al encierro
y se domestican sin apuro...mas si la rutina y el bienestar son sus limites

besitos de luz
un placer leerte
felíz fin de semana

elisa...lichazul dijo...

erratas

mas...más
limites...límites

Esencia dijo...

Saludos haciendo nido.

Siempre esencia.

Esencia dijo...

Saludos haciendo nido.

Siempre esencia.

Anónimo dijo...

La verdad, es un placer leer tus poemas, Gus. No hay uno que se parezca a otro. La transformación que has sufrido, que has logrado, (porque ya tenias (la) base)me parece alucinante.

Quizá esté hablando con un extraterrestre, nunca se sabe. Si los egipcios piensan que las pirámides y otros monumentos los hicieron seres extraordinarios...

Es porque no han descubierto aún tu poesía, te reclamarian como patrimonio de su tierra.

Te identificarian.

jaja Gus


Besos...