miércoles, 26 de mayo de 2010

SI VOY CAYENDO

             A     Amelia Medina Jorge 

Mientras así como descansas naces,
y tu sonrisa, en una suave sombra
de látigo entre rayos conmovidos,
desnuda el labio al filo de tu boca,
y toca un sol de plumas y frontera:
allí tu cuerpo abandonado y tibio
asiendo el aire con tu espalda blanca,
a la flor restante que siembra el beso
imploro aquel vacío de tu lengua.

Entrégueme la melodía exacta,
el grito justo, la ceniza tierna,
así el olvido enfrenta luminoso
la fuente gris del día sobre el pecho.

Así de sien a sien sobre la frente
el tiempo tuyo besando mi tiempo,
eternidad y vida que naciendo
también sobre el borde como un pájaro.

Así tú siempre isla o territorio,
a veces yo sin sol como esperando,
pronto o cayendo como una lágrima
al centro, siempre al centro de tu mano.

Safe Creative #1005056206221

domingo, 9 de mayo de 2010

ESCENA

Tanta espera y verte
late, lato frecuentemente
si la hora va llegando
y el tiempo tiende a cero.

Un puñado de violetas en la mano
escasa, oblicuo faro sobre el escenario
si yo quisiera que comprendas
el paisaje que recorre el cielo
en las paredes negras
donde los afiches viven
su propio bastón, el trago en el instante
del labio al borde de una servilleta.

Pasaron tantos años, yo volví
el carmín extendido sobre la lengua
era la sangre que dentro de la boca pesa
como el ojo lúgubre que observa,

llego porque es tarde para regresar
y cuando vuelvo es diferente
todos los pasos inmóviles
si la vestimenta arrastrándose
y el corazón bombea y late,
lato frecuentemente, en ocasiones cierto
si la hora va llegando
el tiempo en cero tiende,
y desabrocha el corpiño
y verte, espera, y verte
cuando el cuadro
antes del último trazo
de la luminosa espera
o de la inmensa duda
de las sombras canta.

Safe Creative #1005016157112

sábado, 1 de mayo de 2010

LLUVIA VA

Llueve al pie de la alambrada
donde tantos besos por las tardes
iniciaba el viento con su compás invisible
sobre las espigas y las hojas.

Llueve mientras un tallo entre mis dientes,
la mirada pierde en los metros próximos
el horizonte sin ser ni hacer.

No te miento, los brazos se han cruzado
sobre la estaca de ciruelo de nacientes brotes
y hongos silvestres creciendo por la base
con su paraguas minúsculo encantado.
Goteando porque llueve.

Tú, y más allá como una lágrima
que secas cada cuánto, no sé qué tan lejos
o qué tan escondida…
no me devuelvas nada,
no te acuerdes, olvídame
(si todavía no me has olvidado)
y junta todas las monedas
de los días que flotaban en un azul
crepuscular como luz de Antártico,
a través de un jarrón de vidrio hecho pedazos
para no seguir naciendo,
y llueve
en el momento de la flor que eres
todo polen y todo polvo de estrella,
no sé qué tan ausente
o nombre o sombra o sueño;

todavía veo tu mano que flota
y el viento ligero crujiendo
sobre la piel no importa
van los pasos regresando
y tú, que ya no estás, volviendo
cuando la lluvia va
cuando la lluvia cae
aquí y allá de donde ahora eres
como un sueño o sombra o nube
cuando llueve, sobre todo
cuando la lluvia cae y llueve.

Safe Creative #1005016157112