miércoles, 6 de octubre de 2010

PERMISO, ME DESPIDO

“El pensamiento no es nunca inocente.
Porque es implacable, porque es agresión, nos ayuda a romper nuestras trabas.
Si se suprimiera lo que entraña de maldad, e incluso de demoníaco, habría también que renunciar también al concepto de liberación.” (E.C.)


Dejé de ser libre, y aquellas alas de las que siempre hablé, hoy se tiñen de un pastoso manto de petróleo.

La poesía se nutre, es decir, a veces nace de la nada, pero ¿Frente a qué? Al mar, debajo del cielo, delante de un campo de amapolas, sobre las rieles del ferrocarril, en presencia, en ausencia de una mujer. De aquella que quiere estar, o necesita estar, así como quiero yo que esté porque lo necesito. Así también como la poesía necesita que ella esté; de otro modo, la poesía, la palabra sigue siendo o es sólo la palabra. Una palabra, que en compañía de otras hacen un verso, o son verso por sí solas. La comunión entre escribir y el deseo de hacerlo se volvió una línea única, en que la forma de disparar las ideas se manifestaba mediante la provocación, el estallido, el impase, la réplica, la devoción, las ganas. ¿Cuánto de esto queda ahora en mí? Nada, y es curioso que sea esa misma nada de la que la poesía se nutre a veces.

Puedo mencionar que todo lo que quise decir lo dije, y si de quedar tranquilo se trata, hasta hoy, nada de lo que pretendí deje de expresarlo. Si algo se queda en el tintero, no lo vamos a saber, pero así es la poesía, como la vida, se va haciendo al andar, o se va confirmando al avanzar.

Agradezco a todas las personas que pasaron por mi blog, y como no estamos en Hollywood, no pienso pedir disculpas si a alguien olvido, por eso mencionaré a todos:

Gracias,

Polidori, Ana, Calavera y diablito, Perfecto Herrera, Jorge Torres Daudet (a quién agradezco la deferencia de haber comentado en mi espacio a pesar de que no es su costumbre), Makeda ( mi primera musa cibernauta, una gran escritora), Patri (nunca supe por qué la distancia, pero mientras duró disfruté mucho de tu compañía), Lyneth (sólo espero que te encuentres bien), Dama Negra (mi buena amiga), Soledad Sánchez, José Ramón Santana, Mujer Rebelde (Argentina rebelde), Alma Mateos Taborda, Pájaro de china, Silencios, Sonia, Ruedas del tiempo, Eurice (madre de un fino Ladrón de ideas y versos), Anjana (siempre altiva siempre en su lugar), León Plata (mi hermano de Colombia), Furia diamantina de cristal de cuarzo y Jade (jaja Crys), Cielo, Esencia, Gustavo Pertierra (mi tocayo, mi maestro), Kuban (adelante amigo), Blas (ay Blasito Blasito, me dejaste sólo al último, pero te dejo aquí mi afecto), Emilio, DERAY (querida amiga, un beso eterno, gracias por todo, sigue derrochando tu polvito luminoso de luciérnaga), EMA (de la caravana chilena, querida amiga, de las fieles, de las primeras, un beso amiga hermana), Juan Carlos (amigo peruano, no desmayes, palabra tras palabra siempre hacia adelante), El Drac (un mal comienzo, pero luego mucha calma), Leonel Giacometo (brillante humor), MelyC (casi nada, pero me gustó visitarte y comentar en tu espacio), Anabel (gracias), Alicia María (en tu país de Maravillas, gracias por las veces que me defendiste, por disfrutar de mis tonterías), Pedro F (voz de poeta), Gilson (meu parcero, al final você se foi), Elisa (Lichazul, el color más hermoso, la constancia hecha mujer, gracias), Ainara (sólo un poema, y la mitad de otro, lo lamento), Juanjo (el último de estos mohicanos).

Intih (pendejo, querido hermano, supongo que seguiremos en contacto, eterno Ladrón de versos), Alma Desnuda (mis afectos), Elizabeth (Meliza01), Sfera (gracias por tu confianza), Nivardy (un abrazo, feo), Miocid (rico el mojito), Lucian (gratos momentos), Amelia (grande compañera), Lenny (por tu corazón), Zandra (una gran fuente de inspiración), María Lópes (Lucero, mi beso por tu colibrí), Mónica (reina, mi mejor amiga, Tqm), Dulceduni.

Alejandra/R (las dos una, África latente, Á, bestia iluminada, la primera que vio lo que yo era capaz de hacer, en gran medida, responsable de mi evolución, mi medida, mi ira, mi manto, mi puñal, la rosa y las espinas. Genio, en las malas y en las peores, gracias por el odio sin medida, así como el amor y las fotografías, gracias por Zircus, gracias gracias.)

Malta (para qué más palabras, te quiero pero eso no alcanza. Gracias también por convertirte en la musa más importante que he tenido, te amo pero eso no alcanza. Gracias por el tiempo por haber estado, por haberte quedado, por haberme querido, aunque ya nada alcanza, lo único que sé es que ahora debo callarme. Para ti al menos una lágrima.)

Líly K (gracias por la tolerancia, sin medida la paciencia. Al menos hasta aquí, también sin ti no se hubiera podido. Entiendo, esposa mía, que no haya sido posible ir más allá. No importa, era sólo un sueño. A ti mi amor y mi odio, en partes iguales. Lo que queda de mí a ti, porque tú fuiste la única con el poder de dar y de quitar al mismo tiempo. La poesía se cierra.)



La fiesta durará una semana. Luego quitaremos el negocio. Un abrazo fuerte a todos y todas, y como ya no sé qué más decir, terminaré, igual que lo hice al principio, con unas palabras de un autor que acabo de conocer, Emil Ciorán:


“Sin haber frecuentado los conventos budistas, ¿Cuántas veces no me he detenido en la irrealidad del mundo y, por lo tanto en la del yo?


No me he convertido en otro hombre, pero me quedó, es cierto, el sentimiento de que mi yo no es real de ninguna forma y de que, perdiéndolo, no pierdo nada, salvo algo, salvo todo.” (E.C.)