miércoles, 15 de julio de 2015

LANTIA

Eres una hermosa floración.
El sendero que cruza por el jardín está cubierto de pétalos;
eres dulce como el clima, delicado
y tibio como un racimo de camelias.
Cuando te pienso quisiera recordar todos los detalles,
me levanto temprano para contemplarte dormida.
Cuando ya no esté no volveré a mirar las cosas que han sido mías.
A veces las imágenes se vuelven una estopa abundante y lo lamento.
Pero puedo volver como un gato, o una mariposa que ha sido una oruga espantosa o un perro.
Pocos hombres habrán en esta inmensidad,
qué bonito! Tienes bien cuidados los jardines, lo he notado.
Te acaricio la espalda suavemente como el azar, ninguno de los dos piensa en las prendas que quedaron en la silla,
puedo quedarme dormido con el mentón tocando tu seno,
me encantaría que no fueses tan dócil,
pero no te has dado cuenta, todavía somos parte de un cuento
creado por la revelación o las circunstancias.
Uno de los dos o los dos somos el alma de una leyenda en la que uno de los dos, o los dos, con algo de nostalgia, agonizamos.
El amor es igual al miedo.
El amor es un animal mitológico encerrado en la pequeña y tierna ánfora de donde nace el clima,
(a fin de cuentas nadie sabe la clase de putas que somos).
Otras veces es la timidez,
en algún instante habré pensado que tienes algo de perversa,
-¿qué habría sucedido de no haber estado aquí cuando llamaste?
-¿acaso importa? Si tuvieras una vagina y ovarios serías una fulana, no pidas perdón por preguntar,
a todo voy a responder muy honestamente,
buena o peor, siempre quiero saber la verdad.
-La verdad es lo único que me hace libre
y es también por lo que podrían matarme,
pudiera suceder de cualquier manera,
soy capaz de escucharte en el susurro del mundo
y soñarte como un mar que siempre parte de la orilla,
con guerra o sin ella es mi obligación escribirte un poema,
pero discúlpame, engañado por la costumbre
he tenido un sueño parecido a la muerte.
-¿te sientes bien?
-no, es el resfriado natural a causa de la primavera
-pero no es primavera
-en algún lado lo es, en algún lugar podría estar muerto.
Tienes una hermosa casa, ya lo he dicho,
no, lo que dije es que los jardines estaban bien cuidados,
mueves los ojos debajo de los párpados y sueñas,
hacíamos fila para subirnos a un avión en Montparnasse,
tengo miedo, estoy contigo
quédate conmigo para siempre
no quiero vivir solo
no quiero morir solo,
no importa qué palabra se diga para amar,
a fin de cuentas nadie sabe qué tan putas somos,
te amo para siempre y una hora más,
-dame un día
-sólo puedo darte una hora, no quiero agonizar lentamente,
hasta ahora había evitado tocarte,
pero me tomas entre tus brazos, me envuelves,
carezco de fuerzas y no me resisto,
mi fragilidad es patética,
lo atribuyo al olvido o a la senilidad,
posas tus labios cerrados en mi boca abierta.
Mis labios están secos, pero mi lengua es húmeda y guarda el sabor del sexo,
Cruzas por el pastizal y el pequeño puente de madera,
así pareces un sueño
de pie, de tal manera se acuesta
tu silueta sobre el agua,
muevo ligeramente la cabeza,
siento que rozas mis cejas y pestañas,
podemos esperar que no haya luz para brillar,
podemos esperar que el perro esté dormido

y aparezca como si estuviese muerto.

No hay comentarios: